Un presente alentador y un futuro esperanzador

(Artículo publicado en EL PONT, octubre 2014)

Los Museus d'Esplugues, La Rajoleta y Can Tinturé, han cumplido diez años y, lejos de conformarse con las mejoras alcanzadas y el estatus adquirido (8.000 visitas anuales, una posición de referencia entre los museos dedicados a la baldosa y un certamen de prestigio internacional como la Bienal), ha puesto en marcha una nueva etapa estimulante y llena de novedades que quiere acercar sus fondos y su historia y contagiar la pasión por el mundo de la baldosa al gran público.

Porque los MEL quieren ser mucho más que centros de conservación e investigación del patrimonio y el pasado ceramista de Esplugues. Quieren formar parte de la vida de la ciudad y convertirse en un elemento de su identidad. Internet y las redes sociales han abierto un nuevo canal de comunicación directa con la ciudadanía. Los nuevos horarios de apertura, por la tarde, facilitan las visitas y las actividades didácticas acercan a los niños la riqueza de nuestros Museus. Sin embargo, los MEL siguen pendientes de una definición de futuro y de un proyecto ambicioso que complete lo que hasta ahora se ha hecho, para que el público tenga acceso a todos los fondos y los investigadores aprovechen todas las potencialidades.

Un esfuerzo que vale la pena

(Artículo publicado en EL PONT, julio 2014)

El verano es una época muy especial para niños y niñas. El tiempo de descansar, divertirse y jugar, compartiendo con los de su edad todas las posibilidades que ofrecen unas merecidas vacaciones. Por otra parte, es imprescindible que garanticemos que padres y madres puedan conciliar la vida laboral y familiar. Especialmente en las actuales circunstancias económicas, es más importante que nunca que los niños estén bien atendidos mientras los padres trabajan. Por ello, desde el Ayuntamiento de Esplugues hemos aumentado los recursos para garantizar el acceso en igualdad de condiciones de todos los niños y niñas a los centros y campus de verano. Hemos concedido más de 300 becas. Pero éste, sin duda, es un esfuerzo imprescindible que hace la ciudad y que sigue la línea por la que ha apostado el equipo de gobierno en el ámbito social, convencidos como estamos de que la educación, incluida la educación en el ocio, es una de las áreas en que los recortes no son admisibles. De hecho, durante el curso escolar que acaba de finalizar, la inversión del Ayuntamiento en ayudas para comedor escolar, asistencia a guarderías e inscripciones en los centros y campus de verano asciende a 430.000 euros, 150.000 más que en el curso 2012-2013. Un incremento que hemos asumido con recursos propios, porque tenemos que proteger a los niños de los efectos de esta crisis y porque las familias deben contar con todo el apoyo posible para combatirla.

Gobernar con las personas

(Artículo publicado en EL FAR, mayo 2014)

En los últimos años, en un contexto de crisis económica que ha puesto los recursos públicos y su gestión en el punto de mira, ha habido una fuerte demanda por parte de la ciudadanía con respecto a la reclamación de una mayor participación en los asuntos públicos. Una reclamación que no es sólo legítima, sino que es imprescindible por salud democrática y porque acerca la acción política a la ciudadanía, superando un distanciamiento que nunca debería haberse producido.

En el Ayuntamiento de Esplugues, ya hace años que contamos con espacios de participación sectoriales que nos guían y nos asesoran sobre políticas concretas. Pero en el último año, hemos dado un paso más allá. Por un lado, abriendo una parte de la inversión del presupuesto municipal a la participación de todos, lo que ayuda a priorizar las actuaciones que más demanda tienen. Así surgió la propuesta de crear un espacio de coworking (trabajo compartido), que inauguraremos el próximo septiembre.

Y por otro lado, hemos introducido la buena práctica de presentar los proyectos de reforma de calles que son centrales en la trama viaria de un barrio ante el vecindario, antes de su redacción definitiva, para que todos y todas puedan dar su opinión. De esta manera se hizo con las obras de la calle Molí (en el barrio de Can Vidalet), que se ejecutarán a partir de junio, y más recientemente, con los trabajos para mejorar la calle Quintana (en el barrio de La Plana).

En ambos casos, hay que valorar la elevada participación y la satisfacción del proceso, ya que nos ha permitido incorporar nuevos puntos de vista que contribuirán a hacer unos proyectos más ajustados a las necesidades reales. Un resultado positivo que, sin duda, nos incentivará para continuar GOBERNANDO no sólo PARA, sino especialmente CON LAS PERSONAS.

Y no se trata de casos aislados, sino de una apuesta global del Ayuntamiento de Esplugues para la transparencia y la participación, que se puso de manifiesto con la distinción, por parte de la Universitat Autònoma de Barcelona, del máximo sello de transparencia a nuestra web municipal.

Enlaces del Ayuntamiento

twitter icon flickr icon youtube icon