El último ataque al municipalismo

(Artículo publicado en EL FAR, enero 2014)

Guarderías, escuelas de música, becas comedor, ayudas a la dependencia... A pesar de todos los ajustes que llevamos años sufriendo desde el municipalismo, en forma de recortes de las subvenciones aportadas por las Administraciones estatal y autonómica, y que están repercutiendo en la calidad de vida de nuestra ciudadanía –a pesar de los esfuerzos adicionales que hacemos desde los ayuntamientos–, el último ataque es el intento de la Generalitat de dejar sin fondos de cooperación local a más de cien ayuntamientos catalanes. Este fondo que la Generalitat da, como participación de sus ingresos, a ayuntamientos y otros entes locales desde hace más de 20 años es destinado a servicios esenciales.

¿Cuál es la razón por la que estos ayuntamientos, entre ellos Esplugues y otros del Baix Llobregat, se pueden quedar sin fondos? Haber considerado las cantidades recibidas en concepto de participación en los ingresos del Estado. Pero hay que decir que este criterio nunca se había tenido en cuenta hasta ahora (una cosa son los ingresos procedentes del IVA o el IRPF, y otra, los de la Generalitat), y que, además, estos ingresos no están garantizados, ya que son anticipos calculados con previsión optimista. Si esta previsión no se cumple, como precisamente pasó el año pasado, los ayuntamientos podríamos tener que devolver parte del dinero.

Por tanto, se trata de una medida injusta, discriminatoria (porque unos reciben el fondo y otros no) y que puede ser doblemente perjudicial para los municipios. Y lo que es más importante, para los servicios que recibe la ciudadanía, en un momento tan crítico presupuestariamente para todas las administraciones.

Pero, además, es manifiestamente ilegal, ya que no se ajusta a la legalidad vigente. Prueba de ello es que la distribución correspondiente a 2013 se ha anunciado por resolución de la consellera de Gobernación, cuando la dotación del fondo corresponde hacerla al Parlamento mediante ley o decreto.

Todo esto está haciendo que los ayuntamientos estemos presentando alegaciones y, si no hay rectificación, recurriremos la resolución. Sobre todo, porque un nuevo recorte de estas dimensiones (330.000 euros anuales para una población como Esplugues) supone un impacto terrible para las finanzas locales, que actualmente son las que están soportando muchos de los servicios sociales recortados, como las becas comedor o el acceso a plazas de guardería municipal.

Enlaces del Ayuntamiento

twitter icon flickr icon youtube icon