La esperanza para salir de la crisis está en las políticas justas y sociales

(Artículo publicado en CRÒNICA DE LA VIDA D'ESPLUGUES, junio 2013)

Si hay algo que ha demostrado este país sobradamente es su capacidad para salir adelante a pesar de las dificultades de todo tipo por las que ha tenido que atravesar. Gracias, sobre todo, al potencial humano que atesora y a su capacidad de superación ante las adversidades. Es cierto que llevamos años de travesía por un desierto económico, que, además, está generando grandes injusticias sociales, como el hecho de que sean las clases más desfavorecidas quienes estén pagando las consecuencias de una crisis generada, en buena parte, por la codicia y los movimientos especulativos de los mercados financieros. Y que todo esto hace que no sea una crisis más, de las que hemos conocido en los últimos 40 o 50 años, sino que nos está llevando a un camino muy peligroso, que nos hace retroceder respecto a las conquistas sociales, laborales y de igualdad de oportunidades.

Por ello, la esperanza para salir de la crisis debe pasar necesariamente, además de confiar en nuestro potencial humano, por unas políticas justas, que no vayan en detrimento de las necesidades básicas de la ciudadanía y que garanticen la paz y la cohesión social.

La pregunta clave es: ¿Y eso cómo se puede hacer en el actual momento de falta de liquidez económica? Pues se hace anteponiendo las políticas sociales y de reactivación de la economía. Es muy habitual oír decir, desde posiciones conservadoras, que no hay recursos suficientes para mantener el Estado del bienestar tal como lo conocíamos y que lo que debe primar ahora es exclusivamente la austeridad. Esto se traduce en los recortes de los servicios públicos (educativos, sanitarios y de servicios sociales) que estamos sufriendo en los últimos años.

Pues bien, cada vez parece más evidente que la aplicación de esta política de austeridad compulsiva o "de austericidio" es una medicina que lo que está haciendo es matar al enfermo. Lo que hay son políticas decididas desde las administraciones públicas para reactivar el consumo y la economía, y dignificar la vida de los colectivos con más necesidades.

Son posibles otras políticas, más allá de los recortes, para poder salir de la crisis. Son posibles y necesarias propuestas para reactivar la economía y el consumo, haciendo fluir los créditos a las pymes y las familias. A esto se deberían destinar buena parte de los recursos que Europa nos dio para rescatar el sistema bancario. Es una cuestión de prioridades.

En el caso de Esplugues, el Ayuntamiento también está usando los recursos y competencias que tiene para paliar los efectos de la crisis. En materia social, se están haciendo cada vez más esfuerzos, junto con las entidades, para atender las necesidades de las familias que son derivadas al programa de alimentos. Al mismo tiempo, velamos para que las familias con menos recursos tengan ayudas de emergencia social y becas para comedor escolar, participación en actividades educativas, deportivas, culturales y sociales (hemos pasado de 422 a 2005 a 698 en 2012).

Otro ejemplo de actuación social: desde 2011, se han evitado más de 150 casos de desahucios en la ciudad. Muchos han sido a través de prestaciones económicas de emergencia destinadas a resolver problemas relacionados con la vivienda, principalmente de alquiler. Pero, además, desde este enero hemos puesto en marcha un servicio de mediación para resolver problemas con hipotecas y alquileres, en la Oficina Municipal de Vivienda, que ya ha dado sus primeros frutos: ha logrado suspender la ejecución de 4 desahucios y ha ayudado a otras 19 familias a mantener sus pisos gracias a la renegociación de la hipoteca o el alquiler.

Y también a nivel local, todas las fuerzas políticas, con representación en el Ayuntamiento hemos firmado un Pacto por el Empleo y la Reactivación Económica, que se está traduciendo, de momento, en subvenciones para contratar personas de Esplugues en el paro y en ayudas fiscales para la creación de nuevas empresas.

En definitiva, es cuestión de priorizar y poner el acento en lo que realmente es necesario.

Enlaces del Ayuntamiento

twitter icon flickr icon youtube icon